Caride afirma que el plan de la PO-531 asumió todas las alegaciones vecinales

Sorprendida”, se declaró la conselleira de Política Territorial, María José Caride, por la reanudación del conflicto vecinal en los márgenes de la carretera PO-531. La responsable autonómica aseguró que el departamento que dirige ha considerado todas las alegaciones vecinales al proyecto y ha asumido la práctica totalidad de las demandas. De ahí que para María José Caride las nuevas movilizaciones sean “sorprendentes”.
La conselleira explicó que dichas protestas sólo se entienden como fruto de la confusión, producida porque en el mismo área territorial donde se ha originado el conflicto (en Curro-Barro) concluye otro proyecto diferente, el enlace de la autovía de O Salnés con la AP-9.
Los vecinos de las zonas de Curro y A Devesa están protagonizando las nuevas movilizaciones en contra del proyecto de la PO-531. La conselleira explicó que en este lugar inciden territorialmente dos proyectos, los correspondientes a los enlaces de la autovía de Vilagarcía y la de O Salnés con la Autopista del Atlántico (AP-9). En el segundo caso se está elaborando el decreto de utilidad pública -apuntó Caride- quien explicó que es técnicamente inasumible que dos autovías confluyan en una carretera de una única calzada por sentido.
Ahí radica el problema que los vecinos han interpretado como un incumplimiento de sus acuerdos con la consellería. Caride explicó que desde Curro a la AP-9 deberá haber una sección de autovía para tener la movilidad suficiente para ordenar ese nudo.
Además, la conselleira afirmó ayer que la reforma de la PO-531 se ejecutará conforme a un proyecto que es “fruto del consenso”.
“O proxecto modificouse conciliando as demandas veciñais coa reforma que quería a consellería para mellorar a mobilidade deste vial”, afirmó la conselleira, y “todos saimos gañando con esas novas especificacións”, añadió.
Todas las alegaciones y sugerencias vecinales fueron tenidas en cuenta a pesar de tratarse de un proyecto de mejora viaria en el que la consellería de Política Territorial ha depositado especial empeño. Se trata, como recordó la conselleira, de la carretera autonómica no urbana “máis intensamente utilizada” del país.
En cuanto a las quejas sobre la supuesta falta de información sobre las características del proyecto, María José Caride aseguró que se facilitaron todos los datos de la obra a los afectados y aún así se les explicará de nuevo a todos los vecinos del área afectada, para aclarar de qué reformas se está hablando sobre la PO-531 y cuáles son las obras que afectan a la conexión de las autovías de O Salnés y de Vilagarcía con la AP-9.
Al margen del gran nudo de conexión de todos estos viales, el resto de la PO-531 tendrá un sólo carril por cada sentido de la circulación a su paso por los núcleos de población, como habían solicitado los vecinos.

La Xunta descarta ampliar la PO-531 con cuatro carriles en sus áreas más pobladas

a Consellería de Política Territorial de la Xunta insistió ayer en que el nuevo proyecto de ampliación de la PO-531 entre Pontevedra y Vilagarcía recogerá las alegaciones presentadas por los vecinos y que minimizará el impacto sobre las parroquias afectadas incluyendo, por ejemplo, un vial de tan sólo dos carriles en los principales núcleos de población que atraviesa la infraestructura.
Así lo explicó la delegada de la Consellería en Pontevedra, María Isabel Domínguez, el mismo día en el que los vecinos retomaban las manifestaciones para exigir a la Xunta que saque a exposición pública el proyecto.
María Isabel Domínguez aseguró que la Consellería realizó un “importante trabajo a la hora de recoger las alegaciones” realizadas por los vecinos y hacer las modificaciones oportunas para darles cabida en el proyecto. Unos cambios que, indicó, ya han sido “adelantados” a los vecinos a través de sus portavoces, por lo que no entiende la vuelta a las protestas. La delegada de Política Territorial explicó que algunas de estas modificaciones son, por ejemplo, la eliminación de los cuatro carriles inicialmente previstos a su paso por los núcleos de población, o la introducción de rotondas en los accesos y salidas de estas zonas muy urbanizadas para reducir la velocidad de entrada de los vehículos. También adelantó que el nuevo proyecto contempla la “humanización” de estos núcleos y la construcción de aceras y pasos de peatones, unas medidas de seguridad de las que carece en la actualidad esta carretera.
La introducción de estas alegaciones vecinales no mermará el espíritu con el que se acomete la reforma del vial (mejorar la capacidad en las comunicaciones con Vilagarcía) ya que mantiene viales de varios carriles en zonas no urbanas. En cualquier caso, explicó que toda tramitación de un proyecto “tiene sus plazos” y que las manifestaciones “no van a hacer que se pueda acabar antes”. Añadió que los afectados saben que “está a punto de salir” y que en cuestión de días o semanas será remitido a los Concellos para que ser expuesto públicamente. Recordó, también, que el enlace de Curro fue modificado para evitar el derribo de una casa.

Los vecinos vuelven a la calle con una marcha fúnebre por la PO-531

No dieron detalles pero anunciaron que su vuelta a las protestas sería «espectacular». Y así fue. Afectados por el proyecto de ampliación de la PO-531 que enlaza Pontevedra con Vilagarcía partieron ayer, sobre las ocho y media de la tarde, en comitiva fúnebre desde la iglesia de Curro, en Barro.

La movilización fue, según la plataforma, la más numerosa de las celebradas y fue secundada por más de quinientas personas. Además de vecinos de varias parroquias de Pontevedra y Barro, se sumaron en esta ocasión otros de Meis y Portas. Aunque no estaba previsto, algunos integrantes volvieron a cortar al tráfico la carretera, lo que provocó importantes atascos y enfadó al portavoz, Manuel Corredoira.

Las consignas eran claras. Para la marcha a pie entre Curro y el bar Parada los participantes irían vestidos de negro. Los residentes de cada parroquia portaron un féretro con el nombre y coronas. La puesta en escena, que sorprendió a los conductores, se completó con cirios encendidos. Tampoco faltó la Santa Compaña. Las casas que salpican el recorrido apagaron sus luces y colocaron velas en las ventanas para contribuir a escenificar el mensaje.

Corredoira dijo que el objetivo de la protesta es exigir a Política Territorial información sobre el nuevo proyecto de la PO-531. A esa petición se suma la preocupación por los problemas de enlace con la AP-9 que plantea el nudo de Curro. Los afectados dicen que tal y como está diseñado obligará a que una parte del tráfico pase por el medio de la población. «Se as cousas se fan mal os pobos morren, iso é o que quixemos significar. O nudo de Curro é unha barbaridade e os alcaldes da zona están de acordo con nós», añadió. El regidor de Barro, José Antonio Landín, asistió ayer a la marcha.

Preparan para hoy una movilización «espectacular»

La plataforma de vecinos afectados por el supernudo de Curro y la reforma de la PO-531 vuelve hoy a movilizarse en defensa de sus reivindicaciones. Esta vuelta a las protestas incluye una marcha por la carretera Pontevedra-Curro a partir de las 20 horas que, según sus organizadores, será «espectacular».

Corredoira aseguró ayer que los vecinos están «moi nervosos» por falta de información sobre el nuevo proyecto de la PO-531 y que existe un clima de tensión al entender en algunos casos que les están «tomando el pelo».

A la movilización de hoy le seguirán en próximas fechas las programadas en la zona de A Devesa y en Campañó.

El supernudo de Curro plantea problemas de enlace con la AP-9

El supernudo de Curro, que debe enlazar las autovías de Sanxenxo y Vilagarcía con la AP-9, plantea problemas con las conexiones. Es lo que aseguran las plataformas vecinales afectadas por el proyecto que denuncian que buena parte del tráfico tendrá que utilizar la vieja carretera PO-531 y pasar por el medio de la población para poder acceder a la autopista. Alcaldes de la zona tenían previsto reunirse anoche con la posibilidad de abordar estas dificultades.

Considerado junto con el de Puxeiros y el de O Porriño entre los enlaces más importantes de la provincia, el supernudo de Curro prevé transformar en autovía al tramo de conexión entre la autovía de Sanxenxo y la AP-9. Además, incluyó en su diseño original una gran rotonda para hacer posible la conexión con la futura autovía Curro-Baión a Vilagarcía. También está previsto que tenga comunicación con la autovía A-57 Curro-Pontevedra-Vigo-O Confurco que conectará con la AP-9 frente a las actuales cabinas de peaje.

Todos estos movimientos podrán hacerse sin dificultades. El problema está, según fuentes vecinales, en los enlaces de algunas de las carreteras autonómicas y locales que confluyen en la zona. Así, las carreteras de Cambados y Ribadumia, las que conectan con Tremoedo (hacia Vilanova y A Illa) «non teñen acceso directo a AP-9», aseguró ayer Manuel Corredoira, presidente de la plataforma de vecinos afectados.

«Primeiro -explicó- teñen que coller a rotonda que van facer en Mosteiro. Despois, teñen que subir pola antigua C-531, que leva 14 anos sen funcionar porque foi moi problemática e levou a vida de veciños de Curro, e pasar polo medio da poboación coas suas casas, onde vamos a igrexa, ao colexio, ao supermercado, ao cemiterio. Logo, terán que coller a rotonda nova que se vai facer pegada a igrexa e volver cara a Vilagarcía para poder coller o supernudo».

Este mismo problema afectará -sin el paso obligado por la rotonda de Mosteiro- al tráfico de la autonómica PO-531 proveniente de poblaciones como Baión, Romai, Portas, Paradela y San Lorenzo, según la misma fuente.

Vecinos de la PO-531 se movilizarán en Curro, A Devesa y Campañó

Los vecinos afectados por la reforma de la PO-531 decidieron en asamblea poner fin a la tregua otorgada a Política Territorial y volver a movilizarse. El calendario de protestas se iniciará el día 3 en Curro, continuará en A Devesa el día 10 y en Campañó el día 17. El martes habrá reuniones preparatorias de estas marchas.

Las movilizaciones serán «espectaculares», según señaló ayer Manuel Corredoira, presidente de la Plataforma de Afectados. «Parece -señaló ayer- que os de Política Territorial nos están a mentir e están a desprezar aos 5.000 afectados da zona».

Los vecinos se muestran «moi enfadados» por el corte del diálogo y se quejaron de que los políticos «non teñan nin un minuto» para recibirlos, mientras emplean su horario en «inaugurar obras e atender aos amigos». No se fían de los responsables autonómicos y reclaman que se les muestre el proyecto reformado y que todas las personas que lo deseen tengan acceso a los planos.

Corredoira denunció igualmente un intento de puenteo consistente en «atender a algúns afectados da nosa plataforma que lles interesa», intento que se habría realizado a través de personas próximas al PSOE con el propósito de «quedar ben con eles».

Un indicio del malestar creado es que la elevada asistencia a la reunión celebrada en la noche del jueves. Inicialmente, solo estaban convocados los directivos de Alba, Campañó y Curro, pero finalmente acudieron a la reunión 80 personas.

Los afectados de la PO-531 recabarán asimismo el apoyo de las tres federaciones vecinales de Pontevedra -Castelao, Teucro y Boa Vila- así como de alcaldes y concejales de Pontevedra, Vilagarcía, Ribadumia, A Illa, O Grove, Meaño y Sanxenxo para que la PO-531 quede como zona urbana y para que se haga una autovía externa.

Pretenden que los responsables locales reclamen otro tipo de infraestructura y dicen que la reforma de la PO-531 dejará una decena de rotondas y pasos de peatones que impiden que esta carretera sea una salida adecuada hacia Portugal y Castilla.

Vecinos de la PO-531 se movilizarán si no les dejan ver los nuevos planos

Tras un mes de pausa veraniega, vuelven las tensiones por la reforma de la PO-531 Pontevedra-Curro. Los vecinos afectados por la reforma reclamaron ayer a Política Territorial los nuevos planos de las actuaciones que plantea en la carretera. Exigen también los documentos del supernudo de Curro.

Este enlace debe conectar en el futuro la autovía de Salnés, la PO-531 reformada (en proyecto), la nueva autovía Curro-Baión (en proyecto) y el enlace con la AP-9 que, indirectamente, canalizará también el tráfico de la futura autovía A-57 Curro-Pontevedra-O Porriño (en proyecto).

Ayer fue publicado en el DOG el decreto que declara la utilidad pública y la urgente ocupación de los terrenos afectados por la construcción del supernudo a efectos de expropiaciones. El proyecto fue aprobado el pasado 28 de agosto por el director xeral de Obras Públicas y la actuación recibió ya el visto bueno del Consello de la Xunta.

Sin embargo, los vecinos se quejan de que, desde la exposición pública, no se les han entregado los planos del supernudo con las modificaciones introducidas en los últimos meses. De igual forma, quieren conocer a fondo la última propuesta de la Xunta sobre la PO-531.

La conselleira María José Caride anunció en Pontevedra el sábado que esta misma semana se darían a conocer los cambios del nuevo proyecto de reforma de la PO-531 entre Pontevedra y Curro. «Imos presentar o novo proxecto, que minimiza as afectacións e que recolle as alegacións presentadas polos afectados», comentó la conselleira.

Este anuncio, realizado con motivo de un acto del PSOE para hacer un balance de actuaciones de la Xunta, no satisface, sin embargo, a los vecinos. El motivo es que ni la Consellería de Política Territorial ni su delegación en Pontevedra se han puesto en contacto con ellos para explicarles esta reforma en detalle.

Cuatro localidades

Manuel Corredoira, presidente de la plataforma de afectados por el proyecto, demandó ayer que se entreguen a los vecinos los proyectos definitivos del supernudo de la autovía de O Salnés y del paso de la carretera por Curro (Barro), A Devesa, Alba y Campañó.

El líder vecinal insistió en que él no va a tomar en solitario la decisión y que quiere que sean los vecinos quienes vean los planos y se pronuncien con todos los datos en su mano.

Corredoira invitó a Política Territorial a «volver ao diálogo cos veciños» y a mostrar los planos antes del próximo miércoles. También advirtió que el jueves habrá una reunión de las directivas de los colectivos afectados de Curro, A Devesa, Alba y Campañó y que, caso de no tener los datos, podrían optar por una nueva oleada de movilizaciones.

El colectivo vecinal realizó a lo largo de este año numerosas movilizaciones en contra del proyecto original para desdoblar la actual carretera con varios carriles. Algunas de esas movilizaciones se tradujeron en cortes de tráfico e intervenciones de la Guardia Civil que, a su vez, dieron lugar a la imposición de una multa de 3.000 euros a Corredoira por parte de la Subdelegación del Gobierno.

El organismo gubernativo recibirá en los próximos días comunicación de las nuevas movilizaciones programadas si finalmente el conflicto no entra en vías de solución y se deciden nuevas movilizaciones.

La Xunta inicia las expropiaciones para construir el macro-enlace de Curro

El Gobierno gallego ha dado un paso importante para construir el macro-enlace de Curro con el inicio del proceso de expropiación de los terrenos aprobado ayer por el Consello de la Xunta. Este nudo viario será fundamental para articular las comunicaciones en el norte de la provincia ya que enlaza todas las vías de alta capacidad que confluyen en la zona, así como aquellas que está previsto que se ejecuten a corto plazo.
El propio presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, calificaba esta infraestructura “como unha peza clave na ordenación e garantía de mobilidade e seguridade na zona”. En Curro enlazarán y se reordenará el tráfico procedente de la actual autovía de O Salnés, de la autopista AP-9, y de la PO-531 entre Pontevedra y Vilagarcía, carretera que la Xunta también prevé transformar en una vía de mayor capacidad y seguridad a través de una reforma en la que se invertirán 26 millones de euros.
Pero, además, también conectará todas estas infraestructuras con otras dos que serán de vital importancia en las comunicaciones del norte de la provincia: La A-57 (la circunvalación de Pontevedra que ejecutará Fomento) y la autovía entre Curro y Baión, que completa la conexión por alta capacidad entre la capital de la provincia y Vilagarcía. El nudo de Curro permitirá la interconexión de todas estas infraestructuras de forma “segura y ágil”, según el Gobierno gallego.

Inversión
La actuación, de gran envergadura, requerirá una inversión de 49,5 millones de euros, de los cuáles 12,3 millones estarán destinados al pago de las expropiaciones de los 548 predios necesarios para ejecutar la obra.
El “macronudo” tendrá una longitud total de 5,2 kilómetros y afecta a los concellos de Barro y Meis. El enlace estará encajado en un trecho, también con características de autovía, entre Mosteiro y la AP-9 y contará con cuatro ramales. En él habrá tres pasos superiores y otros tantos inferiores.
El presidente de la Xunta destacó el esfuerzo en infraestructuras que, según el ejecutivo, se está realizando en la zona norte de la provincia y en concreto en las áreas de O Salnés, Vilagarcía y Pontevedra con una inversión que asciende a 244 millones de euros: “acaba de inaugurarse a autovía do Salnés, está en marcha a futura autovía entre Pontevedra y Vilagarcía -que cuenta con un presupuesto de 80 millones de euros-, o nó de Curro, e a Variante de Vilagarcía -con 26 millones-“. Pérez Touriñó aseguró que “se está a transformar substancialmente e a plasmar unha reordenación profunda de tráficos e mobilidade con condicións de viais de alta capacidade esta área que afecta a polos de desenvolvemento fundamentais de actividade na provincia”.

Autovía do Salnés
Touriño destacó que el enlace también resolverá las carencias del actual enlace con la autovía de O Salnés, ya que el actual “é limitado, está mal realizado” y no encaja ni con esta autovía ni con las que está previsto desarrollar en la zona debido a una falta de previsión que resuelve ahora el Plan Director de Estradas de Galicia al obligar a los concellos a reservar espacios para acometerlas.

Una nueva protesta vecinal en la PO-531 provocó importantes retenciones

Vecinos afectados por la reforma de la carretera PO-531 Pontevedra-Curro protagonizaron ayer una nueva movilización que provocó importantes retenciones de tráfico. Como en anteriores ocasiones, los vecinos se concentraron en el semáforo de Campañó cruzando la calzada de uno en uno, a paso muy lento para ralentizar el tráfico pulsando continuamente el botón que da preferencia a los peatones. Posteriormente, marcharon por el arcén hacia Alba, para regresar luego hasta O Vao.

Con esta actitud, el colectivo quiso manifestar su malestar con la Consellería de Política Territorial, de quien demandan que les dé a conocer el segundo proyecto de reforma de la carretera que une Pontevedra con Curro a la totalidad de los afectados antes de tomar una decisión sobre si lo aceptan finalmente o no.

Los afectados acordaron ayer presentar un nuevo escrito a la delegada provincial de la consellería, Isabel Domínguez, para retirar sus demandas y exigir que se les presente el nuevo proyecto.

Desde Política Territorial ya se expresó el malestar del departamento por la vuelta a las movilizaciones de este colectivo vecinal.

Vecinos afectados por la reforma de la carretera Pontevedra-Curro se concentran hoy en Campañó

Vecinos afectados por la reforma de la carretera PO-531 Pontevedra-Curro se concentran esta tarde en el semáforo de Campañó, escenario de otras protestas anteriores. Los vecinos demandan que la Xunta muestre el segundo proyecto de reforma a la totalidad de los afectados antes de tomar una decisión sobre si lo aceptan finalmente o no. En los últimos meses, habían rechazado de plano el primer proyecto de desdoblamiento.

Anteriores concentraciones en esta misma zona crearon grandes retenciones en la carretera Pontevedra-Vilagarcía. Al existir un semáforo en ese punto de Campañó, los vecinos pueden ralentizar el tráfico pulsando continuamente el botón que permite cruzar la calzada a los peatones.

Una vez que se realice la concentración en Campañó, prevista para las 21 horas, los vecinos decidirán si realizan una marcha de protesta en dirección al puente de A Barca o en dirección hacia A Devesa. Estas marchas ralentizan igualmente el tráfico al adoptarse medidas de protección para preservar la seguridad de los manifestantes.

Afectados por el proyecto de la PO-531 negocian los accesos al polígono de Barro-Meis

La plataforma de afectados por el proyecto de ampliación de la PO-531, que preside Manuel Corredoira, se entrevistó el jueves con representantes de la Diputación de Pontevedra para negociar los accesos al polígono de Barro-Meis, que promueve el gobierno provincial a través de una sociedad pública, con la finalidad de que las citadas vías tengan el menor impacto posible en las viviendas de Curro.

Según declaró ayer en Radio Voz Pontevedra, Manuel Corredoira, «los vecinos creemos que hay fáciles accesos que no representen un peligro en la zona», aunque, matizó, que la parte económica deberán negociarla la Diputación y la Consellería de Política Territorial. En cualquier caso, señaló que salieron satisfechos del encuentro por el eco que tuvieron sus reivindicaciones.

También está previsto que la próxima semana mantengan una reunión con la citada consellería -retrasada por la huelga del transporte-, donde se les monstrará el proyecto modificado en la PO-531 que, ahora, según adelantó la delegada provincial, tendrá un formato urbano.

Política Territorial reformará el proyecto de la rotonda de Curro

La reunión de los vecinos de Curro con la delegada de la Consellería de Política Territorial ha dado un resultado positivo para esta parroquia, que, de momento, será acogido con prudencia por parte de los afectados por el proyecto de la rotonda de la PO-541.

Manuel Corredoira, presidente de los afectados por los planes de mejora del vial explicó ayer que la cita fue fructífera porque Isabel Domínguez comprometió varias modificaciones que los vecinos consideran elementales de cara a conservar las condiciones de habitabilidad del lugar. “De momento, parece que la glorieta seguirá teniendo dos pisos, pero será modificada de modo que no cause tanto impacto en el lugar. En la parte baja habrá sólo dos carriles de circulación, y no cuatro, como en el proyecto inicial, mientras que en la parte de arriba, que no será tan alta, se garantiza la continuidad de una casa que de otro modo tendría que ser expropiada. Será más pequeña y, por tanto, generará un menor impacto”, indicó.

Además, en el antiguo tramo de la carretera, se realizará una humanización con aceras y varias mejoras. Los vecinos tendrán que esperar un mes y medio para que el director del proyecto les remita los nuevos planos, pero en la asamblea que se celebrará este viernes a las 20.30 horas en la Casa de Montes, deberán decidir si están de acuerdo con la oferta de la Consellería o si se inician movilizaciones para pedir una modificación más profunda.

Otra de las preocupaciones de los habitantes del lugar es el uso que recibirá el tramo antiguo de la PO-531, y si será entrada y salida del polígono industrial. “En principio, tendremos que solicitar una reunión con la Deputación Provincial porque de esta entidad dependerán los accesos al polígono empresarial. Pediremos que se realice una opción tanto para entrar en el polígono Outeda-Curro, como para el de Sequeiro, que es privado, y el resto de las superficies industriales.

La Consellería puede habilitar una dirección prohibida por ese tramo, o nosotros mismos podemos pedirlo, pero será cuestión de negociar una solución viable para todos, dada la importancia del polígono”, declaró el portavoz vecinal.