La reforma de la PO-531 derribará finalmente cinco casas

La reforma de la carretera de Vilagarcía (PO-531), en el tramo comprendido entre Campañó y Curro, dejará en pie 12 de las 17 casas cuyo derribo estaba proyectado en el diseño original, elaborado por los técnicos de la Consellería de Política Territorial, Obras Públicas e Transportes.

El plan definitivo, presentado ayer por la delegada provincial, Isabel Domínguez, sólo afectará a cinco inmuebles: dos en los núcleos de Curro y A Devesa y una en Campañó. La responsable de Política Territorial en la provincia tuvo una mañana muy movida. Citó a los portavoces del colectivo de afectados a un encuentro que se desarrolló en Santiago, a las 9.30 horas, para mostrarles el proyecto definitivo.

Cuando finalizó en encuentro regresó a Pontevedra para presentar a las 12.30 horas el diseño a los medios de comunicación en la sede de la Delegación de Campolongo. Domínguez explicó que el tratamiento que se le otorgará a esta carretera será diferente en los lugares poblados de A Devesa, Curro y Campañó, y en las zonas donde tan sólo existen naves industriales.

En cuanto a la reforma que se realizará en las zonas donde se concentra la población, la delegada subrayó que se instalarán dos glorietas y se crearán aparcamientos, aceras y pasos de peatones. Además, las medidas para la mejora de la seguridad vial en estos puntos se complementará con la dotación de alumbrado público y con un único carril para cada sentido de la circulación. “Esto permitirá dar a esas zonas una vida de parroquia como tal, ya que los vehículos tendrán que circular a una velocidad máxima de 50 kilómetros por hora”.

Sin embargo, en el resto de la vía se crearán cuatro carriles con vías de servicio para el tráfico pesado que generan las actividades de las empresas locales. El objetivo de la actuación en los 9 kilómetros del tramo viario que une las parroquias de Campañó y Curro es doble: reducir el elevado índice de siniestralidad que se registra en esta carretera y ampliar su capacidad, por cuanto es uno de los viales de Galicia que soporta una mayor densidad de tráfico.

Isabel Domínguez recordó que entre 2002 y 2006 se contabilizaron en esta carretera un total de 222 accidentes, en los que 110 personas resultaron heridas graves y siete víctimas mortales. De todos estos siniestros, 74 se produjeron en las intersecciones y en maniobras de giros a la izquierda. El nuevo diseño del vial contempla la eliminación de los puntos más peligrosos. El proyecto definitivo de la reforma recoge la mayoría de las alegaciones y sugerencias vecinales, según subrayó Isabel Domínguez. “Ahora les vamos a dar un tiempo para que estudien el proyecto, aunque ya les hemos dejado claro que se trata del diseño definitivo que comenzará a ejecutarse el próximo año”, recalcó.

El conflicto se endurece en la zona de Barro y Pontevedra

l conflicto entre los vecinos de la PO-531 y la Xunta entró en la última semana en una fase de diálogo en la zona de Meis, fase que incluyó una entrevista de la delegada de Política Territorial, Isabel Domínguez, con el alcalde y vecinos de la zona. Mientras en Meis se abrían conversaciones, en Curro (Barro) se celebró al día siguiente una asamblea que decidió interponer recursos ante la sala de lo contencioso-administrativo contra el proyecto del supernudo que debe conectar la autovía de O Salnés con la AP-9, así como con las futuras autovías A-57 y Curro-Baión (a Vilagarcía).

Los vecinos se quejan de que este proyecto supone volver a meter el tráfico por Curro y por la vieja carretera de Vilagarcía, donde ven un grave peligro de que se produzcan nuevos accidentes. Además, afirmaron que están dispuestos a llevar sus reclamaciones a la vía penal.

Domínguez, por su parte, aseguró que en breve estará listo el proyecto reformado de la PO-531 y que este documento recogerá gran parte de las demandas de los afectados.

Tortilla y rosca para protestar contra la reforma de la PO-531

Tapas gratis servidas a pie de asfalto. Fue lo que se encontraron ayer los conductores que circulaban por la carretera Pontevedra-Curro a la altura de A Devesa. El obsequio llegaba de 300 vecinos que se oponen al desdoblamiento de la carretera y formaba parte de una representación de la división que provocaría la realización del proyecto.

Decenas de bandejas -no menos de 40- comenzaron a asomar poco después de las 20 horas a ambos lados de la calzada. Vecinos de la zona ofrecían un poco de todo: tortilla con cebolla, sin cebolla, rosca, bizcocho, pastas… Lo curioso es que A Devesa, Curro y Campañó no estaban ayer de fiesta, sino más bien lo contrario: se trataba de dejar constancia de su protesta contra la reforma de la carretera que proyecta la Xunta.

«Antes -explicaron- pasabamos dun lado ao outro da estrada. Podías cruzar para ir dun bar cara a outro. Podías cruzar e tomar rosca en casa dalgún parente ou ir ás fincas. Toda esta vida nosa rematou se desdobran a estrada con catro carrís e meten unha mediana de 1,60».

Los vecinos se desplegaron a ambos lados de la PO-531, vigilados de cerca por la Guardia Civil. Los coches se vieron obligados a ralentizar la velocidad en tapones de un kilómetro. Al llegar hasta la concentración, los conductores recibían la tapa en compensación por las molestias, eso sí, acompañada en algunos casos de una octavilla pidiendo a la Xunta que explique su proyecto reformado. Algunos probaron el aperitivo. Otros no se dignaron a bajar la ventanilla. Una prueba aleatoria in situ de rosca y tortilla reveló que tal vez no fue la decisión más adecuada.

Reparto de comida y colapso de tráfico en la protesta por la reforma la PO-531

Los afectados por la reforma de la PO-531 entre Pontevedra y Curro ya avisaron de que sus nuevas movilizaciones iban a llamar la atención. Si el pasado viernes simularon un entierro, la manifestación que realizaron a partir de las 20.00 horas de la tarde de ayer incluyó un reparto de pinchos de tortilla y otras viandas entre los conductores que circulaban por la parroquia de A Devesa.
La protesta volvió a generar un importante colapso de tráfico en la carretera que une la capital de la provincia con Vilagarcía, como ya había ocurrido hace una semana. Sin embargo, esta vez, los conductores que se vieron atrapados en la caravana fueron recompensados por los manifestantes con estos productos gastronómicos que prepararon los propios vecinos durante toda la tarde.
Los afectados por las obras de ampliación de este vial, el que soporta una mayor densidad de tráfico de toda la provincia, se apostaron a ambos márgenes de la calzada en el lugar de A Devesa y no llegaron a cortar el tráfico en los dos carriles, pero éste se ralentizó de forma importante al detener los manifestantes a los vehículos para recoger los platos que habían preparado y provocó retenciones kilométricas.
Abundaban las tortillas, pero los conductores también pudieron degustar bizcochos, rosca o galletas.
Sin con su anterior movilización los vecinos pretendían representar el “entierro” de los tres pueblos por los que cruza el vial que se pretende ampliar (A Devesa, Campañó y Curro), en esta ocasión el objetivo de los vecinos era “simbolizar la división parroquial” que provocaría el proyecto, tal y como está concebido, entre ambos márgenes de la calzada.
Corredoira explicó que, si la ampliación de la calzada se realiza tal y como estaba previsto inicialmente, los núcleos de población que quedan a ambos lados del vial y entre los que existe una estrecha relación laboral, social y de vecindad, quedarían separados por un muro de cuatro carriles. Los vecinos también protestan contra el macroenlace de Curro.

Vecinos de la PO-531 deciden acudir a los tribunales

La batalla que mantienen vecinos de la carretera PO-531 Pontevedra-Curro y Política Territorial terminará en manos de la Justicia. Una asamblea vecinal celebrada en Curro en la noche del miércoles decidió interponer recursos ante los tribunales de lo contencioso-administrativo e, incluso, acudir a la vía penal si llega a registrarse algún accidente en la localidad.

Los vecinos hablarán de inmediato con abogados para recurrir contra el supernudo de Curro, diseñado para conectar la autovía de Sanxenxo con la AP-9 y la PO-531 y, a más largo plazo, con las futuras autovías de Vilagarcía y de Pontevedra. Si no se hace caso a sus demandas, los vecinos acudirán también a los tribunales por la vía penal, siempre que el proyecto se realice finalmente tal como está y llegue a producirse un accidente grave para alguna persona en Curro.

Los afectados por el proyecto se oponen a que se canalice el tránsito de paso por la antigua PO-531 ya que, según dicen, fue «anulada» por los graves accidentes que había y ahora concentra buena parte de la vida social de la zona. Argumentan que van allí a la compra, a la iglesia o al cementerio y que no están dispuestos a tolerar la circulación de carreteras secundarias por la zona.

Según los vecinos, que decidieron pedir una entrevista con el responsable del proyecto, el tráfico de Mosteiro, Baión y Portas tendría que pasar por la vieja carretera y rodear la futura rotonda de acceso a Curro antes de poder acceder al supernudo proyectado.

Amenazan a la Diputación con una oleada de movilizaciones

Las protestas de los vecinos de la PO-531 podrían afectar en breve a Administraciones regidas por el PP. En la asamblea de Curro amenazaron con emprender movilizaciones contra la Diputación como titular del polígono industrial de Barro-Meis.

Los vecinos subrayan que la Diputación no puede pasar por el medio de Curro, a través de la vieja carretera comarcal, el tráfico que genere el polígono y subrayan que es preciso que encuentre otra solución. «No tenemos por qué soportar los enfrentamientos entre PSOE y PP», manifestó ayer Manuel Corredoira, presidente de la plataforma de afectados.

Esta tarde, a partir de las 20 horas, está prevista una nueva movilización en la PO-531, en concreto, a la altura de A Devesa, en demanda de que se muestren los planos del proyecto reformado. «Sigue afectando a negocios -dijo Corredoira- , hay unas vías de servicio y hay medianeras. No sabemos cómo van esas medianeras, esas vías de servicio y cómo afectan a los negocios. Mientras no nos enseñen los planos, la gente decidió seguir manifestándose».

Domínguez anuncia dos cambios en el supernudo de Curro

La delegada de Política Territorial, Isabel Domínguez, se reunió ayer por la tarde con el alcalde de Meis, José Luis Pérez, y con representantes empresariales y vecinales para analizar las mejoras que se incorporarán en la construcción del nuevo supernudo de Curro.

Política Territorial prevé gastar 12 millones en las expropiaciones de este nudo para conectar AP-9, autovía de O Salnés, PO-531 y futura autovía a Vilagarcía. Domínguez confirmó en la reunión que el trazado de una de las vías de servicio previstas se desplazará para reducir la afección del nuevo nudo sobre el monte comunal que actualmente está siendo aprovechado como cantera. También se construirá un paso inferior a mayores para garantizar la continuidad del sistema viario local.

Vecinos afectados por los proyectos de la PO-531 y el supernudo de Curro (Barro) tienen previsto celebrar hoy una reunión en esta última localidad para estudiar posibles recursos administrativos y judiciales.

Ayer fue publicada de nuevo, esta vez en el Boletín Oficial de la Provincia, la resolución de las expropiaciones del supernudo donde se reitera que se levantarán actas previas los días 10, 11, 12, 13, 14, 17 y 18 en Meis, y el día 19 en Barro.